Para argumentar la importancia que ha de otorgarse a la enseñanza del español y su aprendizaje por alumnos de otras nacionalidades, podemos remitimos y hacer un análisis de las cifras que ofrece el Instituto Cervantes y que explicitamos a continuación:

  • Casi 470 millones de personas tienen el español como lengua materna y si en ese recuento se incluyen los hablantes de dominio nativo, los de competencia limitada y los estudiantes de español como lengua extranjera, la cifra supera los 548 millones.
  • El español es la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes, tras el chino mandarín, y también la segunda lengua en un cómputo global de hablantes (dominio nativo + competencia limitada + estudiantes de español).
  • Por razones demográficas, el porcentaje de población mundial que habla español como lengua nativa está aumentando, mientras la proporción de hablantes de chino e inglés desciende.
  • En 2014, el 6,7% de la población mundial es hispanohablante (un total de casi 470 millones de personas con dominio nativo del español), porcentaje que destaca por encima del correspondiente al ruso (2,2,%), al francés (1,1%) y al alemán (1,1%). Las previsiones estiman que en 2030 los hispanohablantes serán el 7,5% de la población mundial.
  • Dentro de tres o cuatro generaciones, el 10% de la población mundial se entenderá en español.
  • Casi 20 millones de alumnos estudian español como lengua extranjera.
  • La población hispana de los Estados Unidos ronda actualmente los 52 millones de personas. Más de la mitad del crecimiento de la población de los Estados Unidos entre 2000 y 2010 se debió al aumento de la comunidad hispana. En 2050 Estados Unidos será el primer país hispanohablante del mundo.

Así, saber español se convierte en una de las competencias que vienen a completar el curriculum de los estudiantes, y la práctica y destreza en este idioma se equipara, por su extensión geográfica, a la del inglés o el chino, las otras dos leguas más habladas del planeta.

También empresarios o trabajadores que quieran desplazarse a países de habla hispana para ejercer su actividad, habrán de ejercitarse en el uso de nuestra lengua, así como muchas personas, que como viajeros o visitantes, y sólo por ampliar sus conocimientos, vean en el estudio del español algo atractivo y enriquecedor.